Seguidores

grefa

SAVE

SAVE
UN MUNDO DE PROTECCIÓN DE LOS BUITRES

martes, 7 de enero de 2014

Los ganaderos del Pirineo se unen para defenderse de los buitres

ARAGÓN / SOCIEDAD

Atemorizados por el creciente número de ataques al ganado, exigen al Gobierno aragonés indemnizaciones y un plan de seguridad

No solo temen por su ganado, sino que incluso empiezan a tener miedo por ellos mismos. Dicen que los buitres atacan cada vez más a las reses, y que estas aves carroñeras se están empezando a atrever a estar cada vez más cerca de núcleos habitados. Las personas parece que les asustan cada vez menos. Ante la situación, una treintena de ganaderos del Pirineo aragonés han decidido unirse para plantar cara al problema y exigir al Gobierno autónomo que tome cartas en el asunto de forma eficaz, con planes preventivos, de seguridad medioambiental, y con indemnizaciones para los ganaderos afectados.
Uno de estos ganaderos del Pirineo oscense ha denunciado cómo una gigantesca colonia de buitres, con más de doscientos, se comió recientemente una vaca sin que él y otra persona más fueran capaces de ahuyentarlos. Otro ha relatado que empiezan a temer por que un día puedan atacar también a los propios ganaderos.
El problema no es nuevo. Desde hace ya bastantes años, los buitres cambiaron sus hábitos. Históricamente han sido unas aves carroñeras que se limitaban a comerse animales que estaban muertos en el campo. Sin embargo, desde hace años atacan a animales vivos. Normalmente a ejemplares debilitados, como hembras que acaban de dar a luz, animales recién nacidos o enfermos.
Los expertos creen que ese cambio de hábitos ha sido consecuencia de la falta de comida. La normativa que se aplicó a raíz del mal de las «vacas locas» prohibió dejar cadáveres de ganado en el monte, como se había hecho históricamente. Los buitres vieron así radicalmente mermada su fuente natural de comida.
La situación trató de paliarse con la creación, por parte de las autoridades autonómicas de Medio Ambiente, de comederos controlados. Pero no parece que haya sido eficaz, porque los ataques de buitres al ganado se siguen produciendo y, según los ganaderos del Pirineo, en los últimos meses se aprecia que de forma cada vez más creciente.
Esta treintena de ganaderos van a enviar una carta al consejero de Agricultura y Medio Ambiente del Gobierno aragonés, Modesto Lobón, en la que le marcarán sus reivindicaciones. Quieren que, frente al buitre, los ganaderos sean cosiderados igual que frente a otras especies protegidas con las que se convive asumiendo pérdidas económicas. Por ejemplo, las compensaciones que reciben los ganaderos de zonas donde habitan osos, las que rigen también para el caso de los lobos, o las ayudas agroamientales que se conceden en el espacio protegido de la Laguna de Gallocanta por las servidumbres que lleva aparejado el plan de protección de las grullas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario