Seguidores

grefa

SAVE

SAVE
UN MUNDO DE PROTECCIÓN DE LOS BUITRES

sábado, 23 de noviembre de 2013

MULADAR O LIBRE ALIMENTACIÓN

 NOTICIAS.http://www.noticiasdenavarra.com

Los ganaderos han reclamado 622 ataques de buitre desde 2004 pero solo se indemnizaron un 25%

SE HAN PAGADO 153 CASOS DE GANADO VIVO DESDE QUE SE PROHIBIÓ DEJAR CADÁVERES EN EL MONTE
El Gobierno foral, que ahora alimentaba a las necrófagas a través de muladares, va a permitir volver a la situación anterior
ENRIQUE CONDE - Viernes, 15 de Noviembre de 2013 - Actualizado a las 06:05h

¡vota!
 ¡comenta!
  • Mail
  •  
  • Meneame
  •  
  • Tuenti
  •  
  •  
  •  
Un buitre, en un alto de Esteríbar.
Un buitre, en un alto de Esteríbar. (Cascante)
Vista:
  • Un buitre, en un alto de Esteríbar.
PAMPLONA. Los aprovechamientos de ganado en vivo protagonizados por buitres desde 2004 en Navarra han sumado 153 casos indemnizatorios, una cuarta parte de las reclamaciones que se han presentado por las cabezas de ganado perdidas por los propietarios y que tramitaron la solicitud para ser resarcidos. Sin embargo, como muestran los datos, de los 622 ataques reclamados por los ganaderos, 469 de ellos no han recibido cantidad económica alguna al entender la Administración que la causa de la muerte del animal no se puede atribuir directamente a la acción de las aves necrófagas. La cantidad económica con la que el Gobierno foral ha indemnizado a los ganaderos que han perdido cabezas de su cabaña por la acción de los buitres asciende a unos 85.000 euros.
Los datos resultan relevantes ahora como balance, puesto que el Gobierno de Navarra, siguiendo las recomendaciones de la UE, va a permitir que los ganaderos puedan depositar de nuevo los restos de sus animales muertos en el campo y en el monte, así como la creación de muladares, lugares habilitados y vallados para que solo puedan acceder las aves necrófagas, en distintas partes de la geografía foral. El depósito de cadáveres en el monte fue una práctica que se prohibió por el mal de las vacas locas y obligó al Ejecutivo foral a disponer de distintos comederos, denominados Puntos de Alimentación Suplementaria (Pa-san) para suministrar carroña con la que alimentar a estos animales. De esta forma, los ganaderos no podían dejar cadáveres o restos de animales muertos al aire libre, sino que hasta ahora deben comunicar con el guarda de Medio Ambiente que trabaja en la zona y este tiene que localizar a un perito, un veterinario especializado en realizar diagnósticos de patologías de faunas silvestres. Una vez obtenidos los restos con los que poder realizar los análisis en el laboratorio, el gestor de transporte de residuos autorizado traslada los restos de los animales a una incineradora.
Sin embargo, el Gobierno de Navarra permitirá ahora a los ganaderos de extensivo (no aquellos de granjas) dejar sus animales muertos en determinados puntos de sus explotaciones para la alimentación de aves necrófagas de interés comunitario (buitres y otros). Se estipula así por la necesidad de conservar y recuperar estas especies, que están protegidas. La norma, que se encuentra en tramitación, viene al caso del cambio en la normativa europea, que prohibía desde hace una década el depósito de animales a cielo abierto y obligaba a trasladarlos bajo estrictas medidas sanitarias por la enfermedad de las vacas locas. Ahora Europa aprobó las autorizaciones para que la situación vuelva a ser como antes.
"SON CASOS RESIDUALES" Según Jokin Larumbe, jefe de la sección de Habitats de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, los aprovechamientos en vivo (así se llaman lo que coloquialmente serían ataques de buitres), la tónica de casos que se han indemnizado "apenas ha variado en los últimos años. Teniendo en cuenta tanto la cantidad de buitres que hay como la gran actividad ganadera en Navarra, son casos muy residuales, hablamos de cantidades económicas muy exiguas".
Larumbe aclara que el Gobierno indemniza cuando un ganadero ha sufrido un daño motivado por la especie protegida. "Nosotros in-demnizamos cuando se determina que los buitres han sido los agentes causantes de la muerte del animal. Si resulta que este se iba a morir de cualquier otra enfermedad y antes de que se muera tiene un comportamiento lógico en una enfermedad y los buitres se lo comen, antes de morirse, el buitre no está produciendo un daño y por lo tanto no hay argumento indemnizable".
Para ello el veterinario debe determinar si ese animal presentaba algún problema previo. Larumbe precisa que "hay cosas difíciles de observar. Hay partos, por ejemplo, en los que se plantea una solicitud de indemnización pero se comprueba que este ha sido complicado y los buitres no causaron el daño. Otras veces hay ganado al que parece que le han picoteado vivo, pero se comprueba que no hay derrames hemorrágicos, que la sangre estaba coagulada antes de la actuación del buitre. Tampoco se indemniza".

No hay comentarios:

Publicar un comentario