Seguidores

grefa

SAVE

SAVE
UN MUNDO DE PROTECCIÓN DE LOS BUITRES

miércoles, 13 de noviembre de 2013

BUITRES ENCAPUCHADOS

South African Hooded Vultures ”Obstacles,” and why Kerri Climbed a Tree

Kerri Wolter and Walter Neser, VulPro, South Africa
28 October 2013
Kerri with our first Hooded Vulture from South Africa.
Kerri with our first Hooded Vulture from South Africa.
With the bulk of our work at VulPro (www.VulPro.com) involving large species of vultures, when Keith Bildstein contacted us about collaborating with Hawk Mountain on a project involving South Africa’s smallest, the hooded vulture, we were quite excited about doing something a little different. It also presented the opportunity to learn about a lesser-known species, and we quickly said yes.
Time constraints and distance from the field site in northeastern South Africa made it impossible to do reconnaissance field work before tagging, and we were concerned about finding four climbable nests with suitably-aged chicks for fitting the tracking devices. With that, the timing of our weekend visit to the Lowveld Region where the birds occur in South Africa was a bit of a shot in the dark.
Working in a big-five reserve adjacent to the Kruger Park has its perks, and during the drive in we were treated to sightings of giraffe, zebra, and several species of antelopes. Upon arrival, we were greeted by Mario, the park warden, who told us about a nest 300 yards from his office on the bank of the Olifants River. We opted to check that first.
As we walked over, we quickly saw the nest contained a good-sized chick, and quickly returned to the office and our vehicle to grab climbing gear and camera. Just a few minutes after returning to the tree and with one climbing spur on my foot, Kerri pipes up.
“Oh C#!p. There’s an Elephant!”
I was not too surprised or concerned, and figured it would likely pass by, but suggested to Kerri that she get up the tree as a precaution.
It didn’t pass by.
Kerri’s nemesis.
Kerri’s nemesis.
As it approached, it became evident it was unhappy with Kerri’s being there. Elephants hate Kerri, and this one must have recognized her.When it was about 15 yards away, it gave a mock charge and I stopped putting on my second spur to shout at it and to keep the GoPro camera focused on the action. The young bull (in must), appeared irritated that there was this obstacle (me) on the ground between him and the now “treed” Kerri, and it gave a second charge, this time trumpeting and kicking up a bunch of sand and dust into the air to try to shoo the pesky obstacle (me) away.
When this did not work, the elephant gave up and probably hoped he would get another obstacle-free opportunity in the near future. I helped a rather reluctant Kerri out of the tree and headed up to the nest. About halfway up, Kerri reported that there was a second “ellie” approaching, and this time Kerri looked like sh
e was about to join the chick in the nest. I was high up in the tree already, and opted against letting Kerry know not-to-worry, as whatever happens I will be alright.
Luckily this “obstacle,” as Kerri now refers to them, passed without incident.
With the nestling down we began to process our first hoodie chick on the tailgate, without additional incident, and returned him to the nest shortly thereafter.
Fitting the tracking unit.
Fitting the tracking unit.
The rest of the weekend was spent walking the river banks searching for and plotting nests, climbing the ones that looked active, and processing the suitable-sized chicks, noting which others would be suitable on a subsequent visit. Perks included several sightings of Pell’s fishing owls, and a few hippos and crocs.
Walter returning the first nestling to its nest.
Walter returning the first nestling to its nest.
At the end of the weekend we had managed to deploy three of the four tracking units, as well as to map eight hooded vulture nests and 15 white-backed vulture nests. We departed happy, and plan to return in three weeks to deploy the final device. Keith has promised to join us for additional field work in December.

From East to West: Studying Africa’s vultures

By Corinne Kendall, Ph.D.
Hawk Mountain Research Associate
Corinne with hooded vulture
Corinne with hooded vulture
Having recently completed a Ph.D. studying the movement of three of Africa’s threatened vultures – Lappet-faced, African white-backed, and Ruppell’s – in Kenya with the support of Hawk Mountain Sanctuary, I was thrilled to have the opportunity to learn about the movement of one of Africa’s most understudied raptors, the hooded vulture.
I tend to think of hooded vultures as the “chickens” of the vulture world thanks to their tiny beaks and small body size. Hooded vultures are unique in that they generally specialize on the tidbits left behind by other scavengers and have even been known to eat the feces of predators and other animals.
Having only handled a single hooded vulture in Kenya, I couldn’t wait for the opportunity to gain further first-hand experience with these gentle and tiny vultures. So when we caught our first bird, I wasn’t surprised to find that it lay relaxed in my arms while we attached the satellite unit. The juvenile bird was covered in downy feathers, particularly dense along its chest, and had beautiful long eyelashes that it batted gently as it looked up at us. Blood drawn and unit attached, it was quickly released but choose to stick around and stood to take a good look at us before finally flying back to join the impressive number of birds (close to 50) that had gathered in the trees around our bait.
Questions to be answered by this movement study of hooded vultures abound. As someone who has tried to understand how so many species of vultures can live together and why some are more threatened than others, I’m particularly interested to see how they compare to the birds we have previously studied.
Hooded vultures are certainly smaller in body size, but does that mean they will have a smaller home range than their larger cousins, like the Ruppell’s vulture, who can travel over 200,000 km2 in a year? In Kenya we have seen the importance of protected areas in shaping vulture movement for other species, but in West Africa where the parks are smaller and more scattered, how will the hooded vultures use the protected area network? If hooded vultures are spending more time near people in West Africa, as they certainly seemed to in The Gambia, will they have smaller range than they do in Kenya and South Africa, where they tend to be found in more natural habitats?
With our first week of data in hand, the excitement is gaining as we gather insights into the habits of these peculiar birds. But only with time, and the help of the four satellite tagged individuals, will we begin to understand what it is these birds need to survive and why they are so much more vulnerable in some parts of the continent than in others.

Buitres encapuchados "obstáculos", de Sudáfrica y por Kerri subió a un árbol

Kerri Wolter y Walter Neser, VulPro, Sudáfrica 
28 de octubre 2013
Kerri con nuestro primer buitre encapuchado de Sudáfrica.
Kerri con nuestro primer buitre encapuchado de Sudáfrica.
Con la mayor parte de nuestro trabajo en VulPro ( www.VulPro.com ) la participación de las grandes especies de buitres, cuando Keith Bildstein en contacto con nosotros acerca de la colaboración con Hawk Mountain en un proyecto que involucra a más pequeño, el buitre encapuchado de Sudáfrica, nos quedamos muy contentos de hacer algo un poco diferente. También se presentó la oportunidad de aprender sobre las especies menos conocidas, y rápidamente nos dijo que sí.
La falta de tiempo y la distancia desde el sitio de campo en el noreste de Sudáfrica hizo imposible hacer el trabajo de campo de reconocimiento antes de etiquetado, y estábamos preocupados por encontrar cuatro nidos con polluelos convenientemente escalables de edad para el montaje de los dispositivos de seguimiento. Con eso, el momento de nuestro fin de semana visita a la región Lowveld, donde se producen las aves en Sudáfrica fue un poco de un tiro en la oscuridad.
Trabajo en una gran y cinco reserva adyacente al Parque Kruger tiene sus ventajas, y durante el viaje, nos trataron a los avistamientos de jirafas, cebras y varias especies de antílopes. Al llegar, fuimos recibidos por Mario, el guardaparque, quien nos habló de un nido de 300 metros de su oficina en la orilla del río Olifants. Nos decidimos a comprobar que en primer lugar.
A medida que caminamos, rápidamente nos vimos el nido contenía una chica de buen tamaño, y de regresar rápidamente a la oficina y el vehículo para tomar material de escalada y la cámara. A sólo unos minutos después de regresar al árbol y con una escalada espolón en el pie, tubos Kerri arriba.
"Oh C #! P. Hay un elefante! "
Yo no estaba muy sorprendido o preocupado, y pensé que sería probable que pasar, pero sugerí a Kerri que ella se levanta el árbol como medida de precaución.
No pase de largo.
Némesis de Kerri.
Némesis de Kerri.
A medida que se acercaba, se hizo evidente que no estaba contento con Kerri de estar allí. Los elefantes odian Kerri, y éste debe haber reconocido her.When estaba a unos 15 metros de distancia, le dio una carga falsa y dejé de ponerme el segundo ramal a gritar en ella y mantener la cámara GoPro centrado en la acción. El novillo (del mosto), parecía irritado que había este obstáculo (me) en el suelo entre él y el ahora "arbolado" Kerri, y le dio una segunda carga, esta vez anunciando y levantando un montón de arena y polvo al aire para tratar de ahuyentar el obstáculo molesto (yo) de distancia.
Cuando esto no funciona, el elefante se rindió y probablemente esperaba que iba a tener otra oportunidad libre de obstáculos en un futuro próximo. Ayudé a Kerri fuera bastante reacios del árbol y me dirigí hasta el nido. A medio camino, Kerri informó que había un segundo "Ellie" se acerca, y esta vez Kerri miró como sh
e iba a unirse al polluelo en el nido. Yo estaba muy arriba en el árbol ya, y optó por dejar que Kerry sabe que no deben preocuparse, ya que pase lo que pase voy a estar bien.
Por suerte este "obstáculo", como Kerri ahora se refiere a ellos, pasó sin incidentes. 
Con el enclavado abajo comenzamos a procesar nuestra primera chica con capucha en la puerta trasera, sin incidente adicional, y lo regresamos al nido poco después.
Montaje de la unidad de seguimiento.
Montaje de la unidad de seguimiento.
El resto del fin de semana fue dedicado a caminar a orillas del río en busca de nidos y el trazado, subiendo las que parecían activa, y el procesamiento de los pollos de tamaño adecuado, teniendo en cuenta que los demás serían adecuadas en una visita posterior. Ventajas incluyen varios avistamientos de búhos de pesca de Pell, y algunos hipopótamos y cocodrilos.
Walter devolver el primer polluelo en su nido.
Walter devolver el primer polluelo en su nido.
Al final del fin de semana que habíamos logrado implementar tres de las cuatro unidades de seguimiento, así como para asignar ocho nidos de buitre encapuchado y 15 nidos de buitre negro con respaldo. Nos fuimos contentos y pensamos volver en tres semanas para desplegar el dispositivo final. Keith se ha comprometido a unirse a nosotros para trabajos de campo en diciembre.
Por Corinne Kendall, Ph.D. 
Hawk Mountain Research Associate
Corinne con buitre encapuchado
Corinne con buitre encapuchado
Habiendo completado recientemente un doctorado estudiar el movimiento de tres de buitres en peligro de África - orejudo, africano de espalda blanca, y Ruppell de - en Kenia, con el apoyo de Hawk Mountain Sanctuary, yo estaba muy emocionado de tener la oportunidad de aprender sobre el movimiento de uno de los más estudiada de África rapaces, el buitre encapuchado.
Tiendo a pensar en buitres encapuchados como los "pollos" del mundo buitre gracias a sus pequeños picos y el pequeño tamaño del cuerpo.Buitres encapuchados son únicos, ya que generalmente se especializan en las cositas dejadas por otros carroñeros e incluso han llegado a comer las heces de los depredadores y de otros animales.
Tener sólo maneja una sola buitre encapuchado en Kenia, no podía esperar la oportunidad de adquirir más experiencia de primera mano con estos buitres suave y pequeño. Así que cuando cogimos nuestro primer pájaro, no me sorprendí al descubrir que yacía relajado en mis brazos mientras atamos la unidad satélite. El ave juvenil estaba cubierto de plumas suaves, especialmente densa a lo largo de su pecho, y tenía unas pestañas largas que bateada suavemente, ya que la vista hacia nosotros. La extracción de sangre y la unidad conectada, se lanzó rápidamente, pero optan por quedarse y se puso a echar un buen vistazo a nosotros antes de fin de volar de regreso a unirse a la impresionante cantidad de aves (cerca de 50) que se había reunido en los árboles alrededor nuestro cebo.
Abundan las preguntas que deben ser respondidas por este estudio el movimiento de los buitres encapuchados. Como alguien que ha tratado de entender cómo tantas especies de buitres que pueden vivir juntos y por qué algunos están más amenazados que otros, estoy particularmente interesado en ver cómo se comparan con los pájaros que hemos estudiado anteriormente.
Buitres encapuchados son sin duda más pequeño en tamaño corporal, pero ¿significa que tendrá un área de distribución más pequeños que sus primos más grandes, como el buitre del Ruppell, que puede viajar más de 200.000 km2 en un año? En Kenia se ha visto la importancia de las áreas protegidas en la formación de movimientos buitre para otras especies, pero en África Occidental, donde los parques son más pequeños y más dispersos, ¿cómo los buitres encapuchados utilizar la red de áreas protegidas? Si buitres encapuchados pasan más tiempo cerca de personas en el África Occidental, ya que sin duda parecía en Gambia, van a tener menor rango de lo que se puede hacer en Kenia y Sudáfrica, donde tienden a encontrarse en ambientes más naturales?
Con nuestra primera semana de los datos en la mano, la emoción está ganando cuando nos reunimos una visión de los hábitos de estas aves peculiares. Pero sólo con el tiempo y la ayuda de los cuatro individuos marcados por satélite, comenzaremos a entender qué es lo que estas aves necesitan para sobrevivir y por eso son mucho más vulnerables en algunas partes del continente que en otros

No hay comentarios:

Publicar un comentario