Seguidores

grefa

SAVE

SAVE
UN MUNDO DE PROTECCIÓN DE LOS BUITRES

miércoles, 31 de julio de 2013

Vultur Gryphus el Gran Condor americano


http://globalraptors.org
Vultur gryphus

Estado:  Casi Amenazada

Tendencia Poblacional: Desconocido.

Otros nombres:  Gran Condor Condor, Sur América.

más fotos 
Vultur gryphus
haga clic para agrandar
Distribución:  Neotropical. Cordillera Andina de COLOMBIA (antes Santa Marta) y el noroeste de VENEZUELA (Mérida) al sur hasta Tierra del Fuego (Isla Grande); costera PERÚ y CHILE, BRASIL (Mato Grosso). más ....

Subespecie:  monotípico.

Taxonomía:  Antes colocado en el género Sarcoramphus , pero la morfología siringe indica queVultur son taxones hermanos (Griffiths 1994).

Movimientos:  migrante irruptivo o local (Bildstein 2006). Conmuta localmente desde altitudes superiores a los inferiores en muchas partes de su área de distribución, y también participa en los movimientos estacionales de mayor escala de una región a otra alimentación. La posibilidad de movimientos intraandinas de larga distancia no se puede excluir (Bildstein 2004). Reintroducidos subadultos cóndores andinos masculinos en Argentina dispersos en áreas de hasta 60.000 kilómetros de ² (Dudley y Hilliard 2005). Wallace y Temple (1987) reportaron rangos de hasta 1.300 kilómetros cuadrados en un período de 170 días para las aves reintroducidas en el Perú y los movimientos en línea recta de hasta 210 km.

Habitat y hábitos:  cañones y picos de alta montaña en los Andes, desciende a la costa en la parte sur del área de distribución. Vuela alto y sin esfuerzo, de forma individual, en parejas o grupos familiares de tres, y grupos más grandes se ven raramente. Favorece pastizales abiertos. Las perchas comunales en los acantilados inaccesibles y afloramientos rocosos en lugares tradicionales conocidos como "condoreras."

Alimentos y Alimentación Comportamiento:  Mayormente carroña, pero también pueden matar indefensos presas vivas, incluidos los animales recién nacidos. Cóndores tienden a alimentarse principalmente en los músculos y las vísceras en las canales más grandes. Varios pájaros pueden se reúnen en un solo canal, y estos cóndores son dominantes sobre las demás aves carroñeras.

Reproducción:  No nido es construido, pero el huevo es puesto sobre el terreno en una cavidad natural en rockpiles o en una cueva alto acantilado.Tamaño de la nidada es de 1 huevo, que es de color blanco tiza y sin marcar. más ....

Conservación:  En Peligro en Colombia, Venezuela y Ecuador; Vulnerable en la parte sur de la gama, incluyendo Bolivia, Perú, Chile y Argentina. Todavía relativamente común en muchas partes de los dos últimos países, pero probablemente disminuyendo gradualmente en todo menos en Argentina y el sur de Chile. Sufre de tiro excesiva, la captura de los rituales indígenas, envenenamiento, y, en algunas zonas, la falta de alimentos. Antiguamente se encuentran comúnmente en las colonias de aves marinas en el Perú, pero extirpada de la península de Paracas, un ex bastión, los trabajadores de guano para evitar que se alimentan de aves pichones (Clements 2001). Los programas de reintroducción en cautividad producidos joven en Colombia y Venezuela se iniciaron en 1989 y 1993, respectivamente, y han dado lugar a aumentos de la población en ambos países. Programas de educación pública vigorosa están en marcha en ambos países, y los programas de gestión elaborados se han estado realizando desde hace años en Argentina (Jácome y Astore 2007) y Chile (Pavez 2007). BirdLife International (2007) clasifica el Cóndor de los Andes como Casi Amenazado. más ....

Referencias importantes:
Bruning, D. 1983. Cóndores de cría en cautividad para su liberación en el medio natural.
  Zoo Biology 2:245-252. 
Donazar, JA y JE Feijóo. 2002. Estructura social del cóndor andino
  dormideros: influencia del sexo, la edad, y la temporada. Condor 104:832-837. 
Ferguson-Lees, J. y DA Christie. 2001. Rapaces del mundo. Houghton
  Mifflin, Boston, MA. Hendrickson, SL, R. Bleiweiss, JC Matheus, L. Silva de Matheus, NL   Jácome, y E. Pavez. 2003. Variabilidad genética baja en el geográficamente   Cóndor Andino generalizada. Condor 105:1-12. Housse, É.1940. [El cóndor ( Vultur gryphus , Linne)]. Boletín del Museo   de Historia Natural "Javier Prado" 4:223-242. (En Español) Houston, DC 1994. Familia Cathartidae (buitres del nuevo mundo). Págs. 24-41 en   del Hoyo, J, A. Elliott, J. y Sargatal (eds.), Manual de las aves del   mundo. Vol.. 2. Buitres del nuevo mundo a las pintadas. Lynx Edicions,   Barcelona., España. Koenen, MT, S. Gale-Koenen, y N. Yáñez. 2000. Una evaluación de la   población de cóndor andino en el norte de Ecuador. Journal of Raptor Reearch 34:33-36. Kusch, A. 2005. Posaderos de Cόndor Andino Vultur gryphus en el   Extremo Sur de Chile: ANTECEDENTES Para La conservaciόn de la espécie.   Cotinga 25:65-68. Kusch, A. 2004.[Distribución y uso de sitios de descanso por el cóndor andino   ( Vultur gryphus ) en la Patagonia chilena]. Ornitologia Neotropical 15:313-317. (En español con resumen en Inglés) Lambertucci, SA 2007. [Biología y conservación del Cóndor Andino   ( Vultur gryphus ) en Argentina]. Hornero 22:149-158. (En español con  Inglés Resumen) Lambertucci, SA, y el. artrosis Mastrantuoni 2008. El comportamiento reproductivo de un   par de vida libre cóndores andinos. Diario de Campo Ornitología 79:147-151. Lieberman, A., JV Rodríguez, JM Páaez y. J. Wiley 1993. La   reintroducción del Cóndor de los Andes en Colombia, América del Sur. Oryx 27:83-90. Sarno, RJ, WL Franklin y WS Prexl. 2000.Actividad y la población   las características de cóndores andinos en el sur de Chile. Revista Chilena de   Historia Natural 73:3-8. Wallace, MP y Templo SA.1987. Interacciones de competencia dentro y   entre las especies en un gremio de aves carroñeras. Alca 104:290-295. más ....
Andean Condor
Vultur gryphus

Status: Near Threatened

Population Trend: Unknown.

Other Names: Great Condor, South American Condor.

more photos
Vultur gryphus
click to enlarge
Distribution: Neotropical. Andean Cordillera from COLOMBIA (formerly Santa Marta) and northwestern VENEZUELA (Mérida) south to TIERRA DEL FUEGO (Isla Grande); coastal PERU and CHILE; BRAZIL (Mato Grosso). more....

Subspecies: Monotypic.

Taxonomy: Formerly placed in the genus Sarcoramphus, but syringeal morphology indicates that and Vultur are sister taxa (Griffiths 1994).

Movements: Irruptive or local migrant (Bildstein 2006). Commutes locally from higher altitudes to lower ones in many parts of its range and also engages in larger scale seasonal movements from one feeding region to another. The possibility of long-distance intra-Andean movements cannot be excluded (Bildstein 2004). Reintroduced subadult male Andean Condors in Argentina dispersed over areas up to 60,000 km² (Dudley and Hilliard 2005). Wallace and Temple (1987) reported ranges of up to 1,300 km² over a 170-day period for reintroduced birds in Peru and straight-line movements of up to 210 km.

Habitat and Habits: High montane canyons and peaks throughout the Andes; descends to coast in southern part of range. Soars high and effortlessly, either singly, in pairs, or family groups of three, and larger groups are rarely seen. Favors open grasslands. Roosts communally on inaccessible cliffs and rocky outcrops in traditional locations known as "condoreras."

Food and Feeding Behavior: Mostly carrion, but they may also kill helpless live prey, including new-born animals. Condors tend to feed mostly on muscle and viscera at larger carcasses. Several birds may gather at a single carcass, and these condors are dominant over all other avian scavengers.

Breeding: No nest is built, but the egg is laid on the ground in a natural cavity in rockpiles or in a cave high in cliff. Clutch size is 1 egg, which is chalky white and unmarked.more....

Conservation: Endangered in Colombia, Venezuela, and Ecuador; Vulnerable in the southern portion of the range, including Bolivia, Peru, Chile, and Argentina. Still relatively common in many portions of the latter two countries, but probably gradually declining in all but Argentina and southern Chile. Suffers from excessive shooting, capture for Indian rituals, poisoning, and, in some areas, a lack of food. Formerly found commonly at sea bird colonies in Peru, but extirpated from the Paracas Peninsula, a former stronghold, by guano workers to prevent them from feeding on nestling seabirds (Clements 2001). Programs of reintroducing captive-produced young into Colombia and Venezuela were initiated in 1989 and 1993, respectively, and have resulted in population increases in both countries. Vigorous public education programs are underway in both countries, and elaborate management programs have been underway for years in Argentina (Jácome and Astore 2007) and Chile (Pavez 2007). BirdLife International (2007) categorizes the Andean Condor as Near Threatened. more....
http://globalraptors.org

domingo, 28 de julio de 2013

Africa Program: Student Education and Research-Programa Regional para África :Educación e Investigación Estudiantil

http://www.peregrinefund.org


Buitre ecología de la comunidad

en el Programa Regional para África :Educación e Investigación Estudiantil :

Estado: Activo, se inició en 2003

Donar

Objetivos:

Para comprender el efecto de la directa (como el envenenamiento y la perturbación) y las actividades humanas indirectas (por ejemplo, la disminución de vida silvestre) en la abundancia, forrajeo y nidificación de aves rapaces de barrido para evaluar su riesgo de extinción y establecer mejor las causas de los descensos.

Antecedentes:

Los estudios realizados por el Fondo Peregrino en el período 2003-2005 demuestran que las poblaciones de buitres y otras rapaces carroñeros han disminuido hasta en un 60% en los últimos treinta años en y alrededor de Reserva Nacional de Masai Mara, Kenia. Aunque la intoxicación Furadan se sospecha que la causa principal de la declinación (se han encontrado los pastores a poner Furadan en fuentes de carroña para tratar de matar a los leones y las hienas después de la pérdida de cabezas de ganado), se sabe poco sobre la influencia de las actividades humanas en aves carroñeras o sobre su probable la exposición a la intoxicación.Dado el importante papel de los carroñeros en descomposición y el control de enfermedades, las pérdidas pueden tener efectos económicos y ecológicos graves, por lo que preservar estas especies es esencial.

Resultados recientes:

En 2010, las encuestas de carretera y cuenta con la canal se llevaron a cabo en y alrededor de Reserva Nacional de Masai Mara para establecer la influencia de las perturbaciones humanas y la densidad de la fauna en el uso del hábitat y el comportamiento de alimentación de aves rapaces carroñeros. Casi 2.350 kilometros de carreteras fueron encuestados y sesenta cadáveres experimentales se colocaron en cuatro áreas que variaban en su asentamiento humano y la densidad de la fauna, tanto durante la estación húmeda y seca. Los resultados preliminares de esta investigación sugieren que el buitre encapuchado y el águila Tawny utilizan preferentemente las zonas de alta liquidación y baja densidad de la vida silvestre y por lo tanto pueden tener una mayor exposición a los cadáveres Furadan envenenados, mientras Bateleurs, buitre moteado, y buitres orejudo mostraron una mayor sensibilidad a la humana liquidación, lo que puede limitar el hábitat disponible, pero debe reducir el riesgo de envenenamiento. Buitres blanco respaldados por último africanos mostraron una alta dependencia de los demás, tanto para encontrar y alimentar a los cadáveres y por lo tanto pueden ser incapaces de sobrevivir como su propio número y la calidad de su hábitat siguen disminuyendo.
Además, 25 GSM-GPS transmisores (basado en la tecnología de telefonía celular) se unieron a los buitres, buitres Ruppell de espalda blanca africano y buitre orejudo para continuar el seguimiento del movimiento de buitre. Los resultados de estos transmisores se combinarán con los de aves marcadas en 2009 para evaluar los patrones de movimiento en relación con el uso, la estación y los patrones climáticos tierra, así como establecer las tasas de mortalidad en relación con el envenenamiento y otras causas.
En 2011, se inició un estudio de las características del lugar de nidificación y la disponibilidad para evaluar la influencia de las perturbaciones humanas en el comportamiento de anidación de las aves rapaces de barrido que se encuentran en la Reserva Nacional de Masai Mara.

http://www.peregrinefund.org

Vulture community ecology

in Africa ProgramStudent Education and Research:

Status: Active, started in 2003

Donate

Goals:

To understand the effect of direct (such as poisoning and disturbance) and indirect (such as wildlife declines) human activities on the abundance, foraging, and nesting behavior of scavenging raptors to assess their risk of extinction and better establish the causes of their declines.

Background:

Surveys conducted by The Peregrine Fund from 2003-2005 demonstrated that populations of vultures and other scavenging raptors have declined by up to 60% in the last thirty years in and around Masai Mara National Reserve, Kenya. While Furadan poisoning is suspected as the primary cause of the decline (pastoralists have been found to put Furadan on carrion sources to try and kill lions and hyenas after loss of livestock), little is known about the influence of human activities on avian scavengers or about their likely exposure to poisoning. Given the important role of scavengers in decomposition and disease control, losses can have severe economic and ecological effects; thus, preserving these species is essential.

Recent Results:

In 2010, roadside surveys and carcass counts were conducted in and around Masai Mara National Reserve to establish the influence of human disturbance and wildlife density on habitat use and foraging behavior of scavenging raptors. Nearly 2350 km of roads were surveyed and sixty experimental carcasses were put out in four areas that varied in their human settlement and wildlife density during both the wet and dry season. Preliminary results from this research suggest that Hooded vulture and Tawny eagles preferentially use areas of high settlement and low wildlife density and may thus have higher exposure to Furadan-poisoned carcasses, while Bateleurs, Ruppell’s vultures, and Lappet-faced vultures showed greater sensitivity to human settlement, which may limit available habitat but should reduce their risk of poisoning. Finally African white-backed vultures showed high reliance on each other both to find and feed at carcasses and may thus be unable to survive as their own numbers and the quality of their habitat continue to decline.
In addition, 25 GSM-GPS transmitters (based on cell-phone technology) were attached to Ruppell’s vultures, African white-backed vultures, and Lappet-faced vulture to continue monitoring of vulture movement. Findings from these transmitters will be combined with those from birds tagged in 2009 to assess movement patterns in relation to land use, season, and climatic patterns as well as establish mortality rates in relation to poisoning and other causes.
In 2011, a study of nest site characteristics and availability was initiated to assess the influence of human disturbance on nesting behavior for all the scavenging raptors found in Masai Mara National Reserve.

viernes, 26 de julio de 2013

Gyps africanus-Buitre de espalda blanca-Dorsiblanco

White-backed Vulture
Gyps africanus

Status: Endangered

Population Trend: Declining.

Other Names: African White-backed Griffon, African White-backed Vulture, Pseudogyps africanus, White-backed Griffon.

more photos
Gyps africanus
click to enlarge
Distribution: Afrotropical. Sub-Saharan Africa from MAURITANIA east to SUDAN and ETHIOPIA and south to northern and eastern SOUTH AFRICA.more....

Subspecies: Monotypic.

Taxonomy: Based on molecular sequences of the mitochondrial cytochrome bgene, Wink (1995) found that the genera Gyps and Necrosrytes form a sister clade to a group containing the genera Aegypius, Sarcogyps, Torgos, and Trigonoceps. This species was formerly placed in the separate genus, Pseudogyps, with its sister species, G. bengalensis, based on their possession of 12 tail feathers instead of 14 in other Gyps species and nesting in trees instead of on cliffs. However, based on their molecular analyses, Wink (1995), Johnson et al. (2006), and Arshad et al. (2009) recommended against this treatment because of the relatively small genetic distance between these two species and other Gypsspecies.

Movements: Partial migrant, with juveniles dispersing from breeding areas (Bildstein 2006). There are some movements in response to rainfall changes. Some individuals, mainly juveniles, may wander for long distances (including one to 980 km) (Mundy et al. 1992), or occur in some areas far from any known breeding colony. more....

Habitat and Habits: Occurs in a wide variety of habitats, but prefers open savanna and dry woodlands with large scattered trees (Acacia, Ficus, Adansonia digitata), which it uses for roosting and breeding (Mundy et al. 1992). It also occurs in areas of smaller trees, where nothing else is available, but its absence from some grassland areas may be due to the lack of trees (Mundy 1997). Generally absent from well-wooded areas lacking large game animals. Spends much time soaring overhead searching for carrion, but is probably mainly dependent upon other species to locate carcasses. Once a carcass is found, birds may wait in trees, or on the ground nearby for long periods of time. more....

Food and Feeding Behavior: Obligate scavenger, associating with large mammal species and feeding on large carcasses in groups. Individuals often spar with each other to maintain a favorable position on the carcass. A hundred of these birds can strip a 50-kg carcass in three minutes (Tarboton 1990). Where they occur together, this species is subordinate to the larger Cape and Lappet-faced Vultures. This species usually occurs in habitats with a less extreme climate than Rüppell's Vultures, so their food supply is more resident, and they are less subject to seasonal migrations of game herds.

Breeding: This species often nests colonially, but some nests are widely dispersed. The large platform structure is placed in the top of large trees, or, in some areas, on electricity pylons. The youngest known age of successful breeding is four years. Clutch size is usually one, occasionally two, unmarked white eggs. The incubation period is 56-58 days. The sexes share parental duties. Breeding success ranges from 43-87%, and as many as 20% of the population does not breed in any given year (Mundy et al. 1992). more....

Conservation: This has been the most common vulture African vulture species, occurring throughout sub-Saharan regions except in dense forest and very arid habitats. Recently, Rondeau and Thiollay (2004) and Thiollay (2006) reported alarming declines in numbers in West Africa in unprotected areas, and similar drastic declines have been documented in East Africa by Virani et al. (2011). These declines were attributed to land use changes and poisoning. Reflecting recent developments, the global status of the White-backed Vulture was changed in 2012 from Near Threatened to Endangered by BirdLife International. more....

Population Estimates: The total global population was estimated at about 270,000 individuals, including 100,000 breeding pairs by Mundy et al. (1992), but it may be more than an order of magnitude lower by now. more....

Important References:
Anderson, M.D. 2000. African Whitebacked Vulture Gyps africanus. Pp. 75-77
  in K.N. Barnes (ed.), The Eskom Red Data Book of birds of South
  Africa, Lesotho and Swaziland. BirdLife South Africa, Johannesburg.
Brown, L.H., E.K. Urban, and K. Newman. 1982. The birds of Africa. Vol. 1.
  Academic Press, London.
Ferguson-Lees, J., and D.A. Christie. 2001. Raptors of the world. Houghton
  Mifflin, Boston, MA.
Kemp, A.S. 1994. African White-backed Vulture. P. 126 in del Hoyo, J., A.
  Elliott, and J. Sargatal (eds). Handbook of birds of the world. Vol. 2 New
  World vultures to guineafowl. Lynx Edicions, Barcelona, Spain.
Mundy, P.J. 1982. The comparative biology of southern African vultures.
  Vulture Study Group, Johannesburg, South Africa.
Mundy, P.J. 1997. Whitebacked Vulture. Pp. 160-161 in J.A. Harrison et al.
  (eds.), The atlas of South African birds. Volume 1: Non-passerines. BirdLife
  South Africa and Avian Demography Unit, Johannesburg, South Africa.
Mundy, P.J., J.A. Ledger, and R. Friedman. 1992. The vultures of Africa.
  Academic Press, London.
Piper, S.E. 2005. White-backed Vulture Gyps africanus. Pp. 488-489 in
  P.A.R. Hockey, W.R.J. Dean, and P.G. Ryan (eds.), Roberts Birds of Southern
  Africa. 7th ed. Trustees of the John Voelcker Bird Book Fund, Cape Town,
  South Africa.
Steyn, P. 1982. Birds of prey of southern Africa: their identification and
  life histories. David Phillip, Cape Town, South Africa.
more....

Current Research: Sightings of wing-tagged White-backed Vultures in southern Africa should be reported André Botha at andreb@ewt.org or 082-962-5725.

Sites of Interest:
VIREO
White-backed Vulture photos.

Researchers:Hancock, Pete
Johnson, Jeff A.
Kendall, Corinne
Rondeau, Guy
Virani, Munir

Last modified: 8/20/2012

Recommended Citation: Global Raptor Information Network. 2013. Species account: White-backed Vulture Gyps africanus. Downloaded fromhttp://www.globalraptors.org on 26 Jul. 2013

Blanco respaldado buitre 
Gyps africanus

Estado:  En Peligro

Tendencia Poblacional:  La disminución.

Otros nombres:  Buitre leonado de espalda blanca, buitre de espalda blanca africano,Pseudogyps africanus ,  Buitre de espalda blanca.

más fotos 
Gyps africanus
haga clic para agrandar
Distribución:  África tropical . África al sur del Sahara, desde Mauritania al este de Sudán y Etiopía y al sur hasta el norte y el este de Sudáfrica. más ....

Subespecie:  monotípico.

Taxonomía:  En base a secuencias moleculares del citocromo b de genes, Wink (1995) encontró que los géneros Gyps y Necrosrytes forman un clado hermana a un grupo que contiene los géneros Aegypius, Sarcogyps, Torgos yTrigonoceps . Esta especie se situaban en el género separado, Pseudogyps , con sus especies hermanas, G. bengalensis , basado en la posesión de 12 plumas de la cola en lugar de 14 en otras Gyps especies y anidar en los árboles en lugar de en los acantilados. Sin embargo, con base en sus análisis moleculares, Wink (1995), Johnson et al. (2006), y Arshad et al. (2009) recomienda en contra de este tratamiento debido a la relativamente pequeña distancia genética entre estas dos especies y otras especies de Buitres.

Movimientos:  migrante parcial, de los menores de dispersión de las zonas de cría (Bildstein 2006). Hay algunos movimientos en respuesta a cambios en las precipitaciones. Algunas aves, sobre todo jóvenes, pueden pasear por largas distancias (entre ellos uno a 980 km) (Mundy et. Al 1992), o se producen en algunas zonas alejadas de cualquier colonia de cría conocida. más ....

Habitat y hábitos:  se presenta en una amplia variedad de hábitats, pero prefiere la sabana abierta y bosques secos con grandes árboles dispersos (Acacia, Ficus, Adansonia digitata ), que utiliza para el reposo y la reproducción (Mundy et al 1992.). También se produce en las zonas de árboles más pequeños, donde anida  , pero su ausencia en algunas áreas de pastizales puede ser debido a la falta de árboles (Mundy 1997). Por lo general ausentes de las áreas boscosas donde carecen de grandes animales de caza. Pasa mucho tiempo volando por encima de la búsqueda de carroña, pero es probable que dependen principalmente de otras especies para localizar cadáveres. Una vez que el cadaver se encuentra, las aves pueden esperar en los árboles o en el suelo cerca durante largos períodos de tiempo. más ....

Alimentos y Alimentación Comportamiento:  limpiador Obligado, cercano a las grandes especies de mamíferos y se alimentan de cadáveres en grandes grupos. Las aves a menudo pelean entre sí para mantener una posición favorable en el cadaver. Un centenar de estas aves pueden despojar a una res de 50 kg en tres minutos (Tarboton 1990). ¿Dónde viven juntos, esta especie está subordinado al  Buitre delCabo  y Buitres Orejera-hecho frente. Esta especie suele habitar en  un clima menos extremo que los buitres de Ruppell, por lo que su suministro de alimentos es más de especies residentes, y son menos susceptibles a las migraciones estacionales de rebaños .

Reproducción:  Esta especie a menudo anida en colonias, pero algunos nidos están muy dispersos. La gran estructura de la plataforma se coloca en la parte superior de los árboles grandes, o, en algunas zonas, en las torres de electricidad.La  edad conocida de reproducción exitosa es de cuatro años. Tamaño de la nidada es generalmente uno, a veces dos huevos de color blanco, sin marcas. El período de incubación es de 56 a 58 días. Los sexos comparten obligaciones en la cria. Cría rangos de éxito 43-87%, y hasta un 20% de la población no se reproducen en un año determinado (Mundy et. Al 1992). más ....

Conservación:  Este ha sido el buitre de las especies de buitres africanos más comunes, que se producen en todas las regiones del África subsahariana, excepto en el bosque denso y hábitats muy áridos. Recientemente, Rondeau y Thiollay (2004) y Thiollay (2006) registraron descensos alarmantes de ejemplares en África occidental, en zonas no protegidas, y disminuciones drásticas similares se han documentado en el Este de África por Virani et al. (2011). Estos descensos se atribuyeron a los cambios en sus habitat  y las intoxicaciones. Como reflejo de los acontecimientos recientes, la situación mundial de los Buitres de espalda blanca fue cambiado en 2012 a casi amenazadas de peligro de extinción por BirdLife International. más ....

Estimaciones de la Población:  La población mundial total se estima en alrededor de 270.000 ejemplares, entre ellas 100.000 parejas reproductoras por Mundy et al. (1992), pero puede ser más de un orden de magnitud inferior por ahora. más ....
http://www.globalraptors.org

martes, 23 de julio de 2013

MUERTE DE UN BUITRE NEGRO

‘Morcuera’, buitre negro nacido en el Parque Nacional de Guadarrama, muere entre las aspas de un parque eólico en Ávila
El pasado 14 de julio murió Morcuera, buitre negro nacido en el recién declarado Parque Nacional de Guadarrama, al ser alcanzado por las aspas de un aerogenerador en el Puerto de la Lancha (Ávila).
ENVIADO POR: ECOTICIAS.COM / RED / AGENCIAS, 23/07/2013, 09:31 H | 


Fue anillado en 2009 por técnicos de SEO/BirdLife en la colonia de Rascafría (Madrid) y ha muerto en el Puerto de la Lancha (Ávila), entre Las Navas del Marqués y Navalperal de Pinares. SEO/BirdLife solicitará los informes de vigilancia de los cinco parques eólicos de la zona, situados en una ubicación muy peligrosa para las aves, y exigirá medidas correctoras y compensatorias.
El pasado 14 de julio murió Morcuera, buitre negro nacido en el recién declarado Parque Nacional de Guadarrama, al ser alcanzado por las aspas de un aerogenerador en el Puerto de la Lancha (Ávila). Toda la cumbre de esa sierra está ocupada por una enorme alineación de aerogeneradores correspondientes a cinco parques eólicos extremadamente peligrosos al situarse en los límites de una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y un área crítica para el águila imperial ibérica. SEO/BirdLife solicitará los informes de vigilancia de los parques y exigirá medidas correctoras y compensatorias.

El 14 de julio a las 13:00 horas un colaborador de SEO/BirdLife encontró el cadáver partido por la mitad de Morcuera, un buitre negro identificado por encontrarse anillado desde su nacimiento. El cadáver se localizó en el “Parque Eólico Monte de las Navas S.A.” debajo del generador número 12. El cuerpo estaba partido en dos mitades separadas ocho metros la una de la otra.

Morcuera portaba dos anillas en sus patas, una de PVC con la inscripción 8VX y otra metálica con el código 1108313. Ambas lo identificaban como un buitre negro  (Aegypius monachus) nacido en la colonia de Rascafría en la ZEPA Alto Lozoya, en el corazón de la sierra de Guadarrama madrileña. Fue marcado por un técnico de SEO/BirdLife en el año 2009 en el marco de las labores de seguimiento y conservación que se realizan en esta colonia para el Parque Natural de Peñalara (Comunidad de Madrid). De hecho, el nido en el que nació está dentro ahora del nuevo Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, ya que se encuentra en la vertiente norte de la Cuerda Larga, entre la Pedriza y el valle del Lozoya.

El parque eólico en el que ha muerto Morcuera se encuentra en plena área de campeo de los buitres negros del Sistema Central (Ávila, Madrid y Segovia) en una zona de uso intensivo de numerosos buitres negros de las colonias de Iruelas, Valdemaqueda, Valsaín o Rascafría. Además es un área muy importante para la dispersión de buitres negros jóvenes al estar muy cerca de importantes colonias de la especie que son muy visitadas por aves jóvenes en sus movimientos dispersivos en sus primeros años de vida.

La alineación de aerogeneradores corresponde a cinco parques eólicos a caballo en los términos municipales de Las Navas del Marqués y Navalperal de Pinares. Se encuentra situada en las estribaciones de la sierra de Malagón, en un lugar de alto valor ecológico, situado en el mismo límite de la ZEPA Campo Azálvaro-Pinar de Peguerinos, de un área crítica para el águila imperial y la cigüeña negra.

La presencia de esta alineación de parques eólicos en un lugar tan peligroso es una muestra más de la mala planificación con la que se ha llevado a cabo el desarrollo eólico en nuestro país y la deficiente evaluación de impacto ambiental llevada a cabo para autorizarlos.

Juan Carlos Atienza, director de Conservación de SEO/BirdLife afirma: “Es necesario un rápido desarrollo de las energías renovables para luchar contra el cambio climático, pero debe hacerse con el máximo respeto al patrimonio natural ya que no dejan de ser los parques eólicos plantas industriales instaladas en medio del campo. Necesitamos energías renovables responsables”. SEO/BirdLife solicitará revisar los informes de los planes de vigilancia como primera medida antes de iniciar nuevas acciones.
 ECOticias.com

viernes, 19 de julio de 2013

¿ATAQUE DE BUITRES?

Ataques de buitres a animales vivos en Segovia
La organización agraria ha denunciado ante el Servicio Territorial de Medio Ambiente estos últimos ataques que, según explica en un comunicado, se producen por la falta de un sistema "eficiente"
ENVIADO POR: ECOTICIAS.COM / RED / AGENCIAS, 19/07/2013, 10:50 H |
UCCL ha reclamado a la Junta de Castilla y León mecanismos para evitar ataques de buitres a animales vivos tras registrarse nuevos casos en el nordeste de Segovia, cuyos ganaderos han alertado de la merma de sus producciones y se han quejado de la "indefensión" a la que se ven sometidos.
   La organización agraria ha denunciado ante el Servicio Territorial de Medio Ambiente estos últimos ataques que, según explica en un comunicado, se producen por la falta de un sistema "eficiente" para suministrar alimento a los buitres, que tradicionalmente se alimentaban de animales muertos pero han variado sus ancestrales costumbres para procurarse la comida.
   En Alconadilla, señala UCCL como ejemplo, los buitres siguen al rebaño desde que éste sale de la nave hasta que vuelve y en el momento en que una oveja se tumba para parir se lanzan en manada produciendo la muerte de la oveja que va a parir y las crías, las cuales son devoradas antes de morir en cuestión de minutos.
   Teniendo en cuenta que los buitres son aves necrófagas, cuyo alimento eran los cadáveres de otras especies, la organización estima conveniente que se establezca un sistema "realmente eficaz" que evite que éstas tengan que buscar su comida en animales vivos.
   Asimismo, cree necesario que sea la Administración, "en representación de toda la ciudadanía que se beneficia y disfruta de la existencia de estos animales", la que corra con todos los gastos que originan los ataques, pues considera que los ganaderos no deben ser los encargados de alimentar a los buitres.
ECOticias.com – ep

jueves, 18 de julio de 2013

Rescate de un pollo de buitre negro

Rescatan y devuelven a su nido un pollo de buitre negro en Navafría (Segovia)
El animal, que había caído del nido, fue localizado por agentes medioambientales de la Junta
ENVIADO POR: ECOTICIAS.COM / RED / AGENCIAS, 18/07/2013, 12:18 H |
Dos miembros del Grupo de Intervenciones en Altura para la conservación de especies protegidas (GRIAS) del Servicio Territorial de Medio Ambiente de Segovia rescataron y devolvieron a su nido un pollo de buitre negro localizado en la comarca de Navafría.
   El animal, que había caído del nido, fue localizado por agentes medioambientales de la Junta el pasado lunes cuando llevaban a cabo labores de control y seguimiento de la reproducción de especies protegidas.
ECOticias.com – ep

domingo, 14 de julio de 2013

Our manifesto

MANIFESTO OF SAVING ASIA’S VULTURES FROM EXTINCTION ‘SAVE’
Populations of three formerly abundant species of vultures endemic to Asia* collapsed in the 1990s and have not recovered. The area over which populations are known to have been affected is huge; comprising India, Nepal and Pakistan. Scientific research has identified the cause of these population declines and practical ways to arrest and reverse them. However, the most recent information indicates that declines are still continuing because of the limited effectiveness of implementation.
For this reason, we feel that governments, agencies and organisations with a stake in resolving this major problem for conservation and environmental services need a clear statement of the principal actions required. This document, prepared by the Saving Asia’s Vultures from Extinction (SAVE) consortium+, sets out the programme needed to achieve vulture recovery.
Since the discovery of its effects in 2003, convincing evidence has accumulated that the main, and probably the sole cause of the vulture decline is the non-steroidal anti-inflammatory drug (NSAID) diclofenac. When this drug is injected into livestock, it remains active in the animal’s body for a few days. If the animal dies in this time and is eaten by vultures, they in turn receive sufficient amounts of the drug to kill them. Vultures are unusually sensitive to the drug, compared to other animals. The enormously wide use of the drug, millions of doses administered per year across the subcontinent, ensured a rapid decline in vulture numbers – populations fell by more than 97% in ten years. If we are to save Asia’s vultures, and avoid the environmental problems that their loss will cause, we have first to solve the problem of diclofenac contamination of their food supply and then to prevent its replacement in veterinary use by other drugs toxic to vultures. It will also be necessary to identify and counter any emerging threats to vultures; including those occasioned by their low population density and the development of alternative ways of disposing of carrion.
Following publication of the scientific evidence about the effect of diclofenac in 2004, the governments of India, Nepal and Pakistan acted with commendable speed to ban the manufacture and use of diclofenac for veterinary purposes in 2006. However, despite this prompt beginning, there is still a long way to go. Five years after the ban, the amount of diclofenac in the food of wild vultures in India has fallen by about half. This is encouraging, but this level is still much too high for vulture populations to survive in the wild. Illegal dispensing and use of the drug on livestock remains widespread, with diclofenac now mainly derived from formulations intended for human use.
Vulture recovery will therefore depend upon successful implementation of the following actions:
1. We need conservation breeding of vultures collected from the wild. This is essential because the continuing delay in removing diclofenac from the food of wild vultures means that the species must be protected from contamination and bred in sufficient numbers to restock the wild when diclofenac and other drugs toxic to vultures can no longer enter their food supply. Conservation breeding centres have been established in India, Nepal and Pakistan as a result of the joint efforts of governmental and nongovernmental organisations. Vultures taken from the wild have survived well in captivity and young vultures of all three of the critically endangered species have already been bred and reared successfully. However, continued and increased support from governments and donors is needed if these centres are to have the facilities and expertise they require to produce sufficient vultures for future re-establishment of wild populations.
2. We must proceed especially quickly to remove diclofenac and other drugs toxic to vultures from their food supply in areas where reasonable numbers of vultures still remain. Targeted community action is required to raise awareness, to replace diclofenac and other toxic drugs with the vulture-safe drug meloxicam or other drugs of proven safety, and to provide uncontaminated food in ‘Vulture Safe Havens’. It may also be necessary to minimise other sources of vulture mortality or low breeding success, such as deliberate poisoning of carnivores. The concept of Vulture Safe Havens was pioneered in Nepal, where they are producing promising results. Several are also now being established in India, with the engagement of local groups. However, vultures seek food over huge areas, covering thousands of square kilometres, so Vulture Safe Havens must be large and will often need to cross state or national borders. We need partnerships between government, at national and local levels, local community groups and conservation agencies to create, monitor and maintain more and larger Vulture Safe Havens.
3. We must complete the removal of diclofenac from the vulture food supply throughout the species’ range so that birds can spread out from remaining populations protected in Vulture Safe Havens. This will require appropriate regulations, monitoring of their effectiveness and enforcement. As well as this, we must also prevent the replacement of diclofenac by other veterinary drugs that are also toxic to vultures. The drug ketoprofen was shown in 2009 to be toxic to vultures, and in consequence, its veterinary use has not been permitted in Nepal, but it is in widespread, increasing and unrestricted use on livestock in India. There are several other drugs in widespread veterinary use whose toxicity to vultures is as yet unknown. Government agencies and the pharmaceutical industry need to develop a mechanism that ensures that all veterinary drugs used on animals available as food for vultures are not toxic at levels likely to be encountered by wild birds. In practice, this means establishing standards for acceptable levels of toxicity of veterinary drugs to vultures, safety testing of products on vultures, and withholding or withdrawing approval from those found to be toxic.
The catastrophic decline of vultures across Asia is of international concern.
To provide a strategic framework through which the problem can be addressed across national boundaries, the consortium SAVE was established in 2011.
The consortium consists of a partnership of organisations, all concerned with preventing the extinction of the three critically endangered species and achieving their recovery.
SAVE co-ordinates recovery efforts across vulture-range countries, provides scientific and other advice, and helps with publicity and fund-raising. It is not a legally constituted body and does not have an office or independent staff. It is open to new partners.
If you would like to become involved at any level, please consult the SAVE website or contact the SAVE partners in your country.
*Oriental white-backed vulture Gyps bengalensis, long-billed vulture Gyps indicus and slender-billed vultureGyps tenuirostris are all listed as Critically Endangered on the IUCN Red List. They occur as breeding residents in India, Nepal, Pakistan, Bangladesh, Myanmar, Bhutan and Cambodia. They also have non-breeding or marginal status in: Afghanistan, Laos, Thailand and Vietnam.
Download a copy of the full manifesto

MANIFIESTO DE SALVACIÓN DE BUITRES DE ASIA EN EXTINCIÓN 'SAVE'
Las poblaciones de tres especies antes abundantes buitres endémicas de Asia * derrumbó en la década de 1990 y no se han recuperado. El área sobre la cual se conocen poblaciones han sido afectadas es enorme, que comprende la India, Nepal y Pakistán. La investigación científica ha identificado la causa de estas disminuciones poblacionales y formas prácticas para detener y revertir ellos. Sin embargo, la información más reciente indica que las disminuciones no han concluido debido a la limitada eficacia de la aplicación.
Por esta razón, creemos que los gobiernos, los organismos y organizaciones que tienen un interés en la solución de este importante problema para los servicios de conservación y ambientales necesitan una declaración clara de las principales acciones necesarias. Este documento, elaborado por el ahorro buitres de Asia de Extinción (SAVE) consorcio +, se establece el programa necesario para lograr la recuperación del buitre.
Desde el descubrimiento de sus efectos en 2003, ha acumulado una evidencia convincente de que el principal, y probablemente la única causa de la disminución del buitre es el diclofenac medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE). Cuando este medicamento se inyecta en el ganado, que permanece activo en el cuerpo del animal durante unos pocos días. Si el animal muere en este tiempo y es comido por los buitres, que a su vez reciben la suficiente cantidad de la droga para matarlos. Los buitres son inusualmente sensibles a la droga, en comparación con otros animales. El enormemente amplio uso de la droga, millones de dosis administradas por año en todo el subcontinente, asegura un rápido descenso en el número de buitres - poblaciones disminuyeron en más del 97% en diez años. Si queremos salvar a los buitres de Asia, y evitar los problemas ambientales que causará su pérdida, primero tenemos que resolver el problema de la contaminación del diclofenac de su suministro de alimentos y para evitar el duplicado de uso veterinario por otros fármacos tóxicos para los buitres. También será necesario identificar y contrarrestar las amenazas emergentes a los buitres, incluidas las ocasionadas por la baja densidad de población y el desarrollo de formas alternativas de eliminación de carroña.
Tras la publicación de la evidencia científica sobre el efecto del diclofenaco en 2004, los gobiernos de India, Nepal y Pakistán, actuaron con rapidez encomiable para prohibir la fabricación y el uso de diclofenac para uso veterinario en 2006. Sin embargo, a pesar de este rápido comienzo, todavía hay un largo camino por recorrer. Cinco años después de la prohibición, la cantidad de diclofenaco en el alimento de los buitres salvajes en la India se ha reducido a la mitad. Esto es alentador, pero este nivel sigue siendo demasiado alto para las poblaciones de buitres para sobrevivir en la naturaleza. De dispensación y el uso de la droga en el ganado ilegal sigue siendo generalizada, con diclofenaco ahora derivado principalmente de las formulaciones destinadas para uso humano.
Por lo tanto, la recuperación del buitre dependerá de la implementación exitosa de las siguientes acciones:
1. Necesitamos reproducción para la conservación de los buitres recogidos en el medio silvestre.Esto es esencial porque el continuo retraso en la eliminación de diclofenac de la comida de los buitres salvajes significa que las especies deben ser protegidas de la contaminación y se han criado en número suficiente para reponer el medio silvestre cuando diclofenaco y otras drogas tóxicas a los buitres ya no pueden entrar en su suministro de alimentos. Centros de cría de conservación se han establecido en la India, Nepal y Pakistán, como resultado de los esfuerzos conjuntos de las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales. Buitres en el medio silvestre han sobrevivido bien en cautiverio y jóvenes buitres de las tres especies en peligro de extinción ya han sido criados y criados con éxito. Sin embargo, continuó y se necesita un mayor apoyo de los gobiernos y los donantes si estos centros deben tener las instalaciones y la experiencia que necesitan para producir buitres suficientes para el futuro restablecimiento de las poblaciones silvestres.
2. Debemos proceder con rapidez, especialmente para eliminar diclofenaco y otros fármacos tóxicos para los buitres de su suministro de alimentos en las zonas donde un número razonable de buitres que todavía quedan. Se requiere una acción comunitaria dirigida a crear conciencia, para sustituir a las drogas tóxicas diclofenaco y otro con el meloxicam drogas buitre de seguridad u otros fármacos de probada seguridad, y proporcionar alimentos no contaminados en 'Buitre refugios seguros. También puede ser necesario reducir al mínimo otras fuentes de mortalidad buitre o un bajo éxito reproductivo, tales como envenenamiento deliberado de los carnívoros. El concepto de buitre Safe Havens fue iniciado en Nepal, donde se están produciendo resultados prometedores. Varios de ellos están ahora también se estableció en la India, con la participación de grupos locales. Sin embargo, los buitres buscan alimentos en grandes áreas, que cubren miles de kilómetros cuadrados, por lo Buitre refugios seguros deben ser grandes y con frecuencia se necesita para cruzar las fronteras estatales o nacionales.Necesitamos alianzas entre el gobierno, en los niveles nacional y local, grupos comunitarios locales y agencias de conservación para crear, controlar y mantener más y más grandes Buitre refugios seguros.
3. Debemos completar la eliminación del diclofenaco del suministro de alimentos buitre todo su área de distribución para que las aves pueden extenderse a partir de poblaciones que quedan protegidos en Vulture refugios seguros. Esto requerirá reglamentos apropiados, la vigilancia de su eficacia y cumplimiento. Además de esto, también hay que evitar que la sustitución de diclofenaco por otros medicamentos veterinarios que también son tóxicos para los buitres. El ketoprofeno drogas se demostró en 2009 que es tóxico para los buitres, y, en consecuencia, su uso veterinario no se ha permitido en Nepal, pero es de uso generalizado, creciente y sin restricciones sobre el ganado en la India. Hay varias otras drogas en uso veterinario generalizada cuya toxicidad a los buitres es aún desconocido. Las agencias gubernamentales y la industria farmacéutica tienen que desarrollar un mecanismo que asegure que todos los medicamentos veterinarios utilizados en animales disponibles como alimento para los buitres no son tóxicos a niveles que puedan presentarse por las aves silvestres. En la práctica, esto significa que el establecimiento de normas para los niveles aceptables de toxicidad de los medicamentos veterinarios a los buitres, las pruebas de seguridad de los productos de buitres, y retener o retirar la aprobación de las encontradas para ser tóxicos.
La caída catastrófica de los buitres en Asia es de interés internacional.
Para proporcionar un marco estratégico a través del cual el problema se puede abordar a través de fronteras nacionales, el consorcio SAVE fue establecido en 2011.
El consorcio está formado por un consorcio de organizaciones, todos los interesados ​​en la prevención de la extinción de las tres especies en peligro de extinción y lograr su recuperación.
GUARDAR coordina los esfuerzos de recuperación en los países buitre de gama, proporciona asesoramiento científico y otros, y ayuda con la publicidad y la recaudación de fondos. No es una entidad legalmente constituida y no tiene una oficina o personal independiente. Está abierto a nuevos socios.
Si usted desea participar en cualquier nivel, por favor, consulte el sitio web de SAVE o en contacto con los socios salvo en su país.
* Oriental de espalda blanca del buitre Gyps bengalensis , de pico largo buitres Gyps indicus y el zarapito de pico del buitre Gyps tenuirostris están listados como En Peligro Crítico en la Lista Roja de la UICN. Se presentan como la cría de los residentes en la India, Nepal, Pakistán, Bangladesh, Birmania, Bután y Camboya. También tienen no reproductiva o condición marginal en: Afganistán, Laos, Tailandia y Vietnam.
Dhaka   - Saturday, March 17, 2012

l Daily Star
Dhaka - Sábado, 17 de marzo 2012
¿Dónde han ido todos los buitres?

Dr Md Lutfor Rahman Y Chris Bowden
Tres especies de buitres endémicos al sur de Asia, incluyendo Bangladesh, oriental blanco buitre (Gyps bengalensis), buitre de pico largo (G. indicus) y el buitre de pico delgado (G. tenuirostris), figuran como amenazados de extinción después de una rápida población que declina en esta región. Las poblaciones de tres especies de buitres Gyps en partes de sus áreas de distribución en el sur de Asia se redujeron en más del 95 por ciento en la década de 1990, y ahora todos están clasificadas como En Peligro Crítico. Si no se toman medidas importantes, las tres especies pronto podrían enfrentar la extinción. El buitre de rabadilla blanca - una vez que el ave de gran tamaño más poblado de la presa - se encuentra bajo una amenaza particular, después de haber disminuido en un 99,9 por ciento. Durante la década de 1980 la oriental buitre de espalda blanca era tan abundante en esta región que era probablemente la gran ave de presa más común en el mundo. Más del 97 por ciento de los buitres han desaparecido de los cielos de esta región en los últimos 15 años - el descenso más rápido jamás registrado en una población de aves en todo el mundo. Sólo alrededor de 10.000 aún existen en la naturaleza en el sub-continente, frente a decenas de millones en la década de 1980.
Cuando el número de buitres del sur de Asia comenzaron a lanzarse a mediados de la década de 1990, los investigadores estaban perplejos. Por el tiempo de la causa se identifica - uso generalizado de diclofenaco, un fármaco anti-inflamatorio no esteroideo que se había convertido en un tratamiento popular para el ganado enfermo para aliviar el dolor. Buitres en Bangladesh están al borde de la extinción debido a esta droga todavía se utiliza para tratar el sufrimiento ganado. Las aves en peligro de extinción se comen los restos de los animales drogados y sufren insuficiencia renal y la gota visceral, que suelen ser mortales. Cuando el número de aves sucumbieron a unos pocos miles a través de todo el subcontinente el impacto fue dramático. Cadáveres putrefactos apestaba a los pueblos y ciudades, la incubación de la enfermedad. Las poblaciones de perros salvajes carroñeros en la bonanza de la carne explotó, y los perros también se propagan las enfermedades, incluida la rabia. Gustos culinarios Vultures 'les han dado una reputación siniestra pero realizar un papel crucial. Cuando un animal muere, se convierte en un caldo de cultivo para todo tipo de patógenos. Los buitres se comían a los animales antes de que las bacterias y los hongos pueden desarrollar, para prevenir la propagación de la rabia, el ántrax y muchas otras enfermedades.
Los gobiernos de India, Pakistán y Nepal iniciaron acciones para prevenir la contaminación de los suministros de alimentos buitre con la droga en 2006 y recientemente Bangladesh también prohibió formalmente este medicamento. Ahora es ilegal la importación, fabricación, venta o uso de diclofenac con fines veterinarios, pero la continua presencia de residuos del medicamento en animales muertos debe por tanto haber sido causado por el uso veterinario ilegal. Farmacias menudo dispensan medicamentos humanos y veterinarios, en cuyo caso sus acciones controladoras de diclofenac humano no es un delito, un estudio encontró a cargo de RSPB (Real Sociedad para la Protección de las Aves).
Para proporcionar un entorno más seguro para los buitres en el sur de Asia, los científicos recomiendan reducir el tamaño de los viales de diclofenac destinados a uso humano, el aumento de los costos, y la adopción de medidas contra los fabricantes de productos farmacéuticos y las farmacias que desobedezcan la prohibición de diclofenac. La droga fue prohibida hace cinco años en la India, Pakistán y Nepal en 2006, pero las farmacias siguen vendiendo de manera ilegal para tratar el sufrimiento de ganado, un estudio publicado en la Revista Internacional 2011, Oryx ha revelado. Autor principal y director científico de la conservación de la RSPB, el Dr. Richard Cuthbert, declaró: "La prohibición sigue siendo bastante fácil de evitar, ya formulaciones humanos siguen libremente a la venta en grandes frascos que son convenientes para el uso en grandes animales como el ganado y claramente no es adecuado para el uso humano. Prevenir la utilización indebida de diclofenac humana para uso veterinario sigue siendo el principal desafío para detener la disminución de buitres en peligro de extinción ".
Mientras que la investigación muestra que todavía hay una amplia disponibilidad de diclofenaco después de la prohibición, alentadoramente también muestra un aumento de meloxicam (que se encuentra en el 70 por ciento de las farmacias). También hay evidencia de que los fármacos no probados tales como la nimesulida son más ampliamente disponible en el mercado. Los efectos de estas drogas tienen sobre los buitres son aún desconocidos. Ketoprofeno, una alternativa que ha sido probado y ha demostrado ser mortal para los buitres aún no ha sido prohibido. Una acción firme a nivel del gobierno contra las compañías farmacéuticas y tiendas farmacéuticas que están violando la ley por la fabricación y venta de diclofenac de uso veterinario se necesita con urgencia si queremos salvar a los buitres de la extinción.
Incluso si la prohibición del gobierno se aplique plenamente, se necesitarán muchos años para que la población de buitres se recupere. Los buitres se reproducen lentamente y toman cinco años para alcanzar la edad adulta. Cuando los grandes accidentes de la población, como los buitres tienen, la cantidad de diversidad genética en la población también es probable que disminuir. Esta es una preocupación porque la diversidad genética de una población refleja su capacidad para adaptarse a los desafíos medioambientales como el cambio climático o el brote de la enfermedad. Sin la capacidad de adaptación, las poblaciones y especies enteras pueden extinguirse. El gobierno debe desarrollar un plan de acción hasta la fecha para conservar la especie.
Con el apoyo de la RSPB, Reino Unido, el consorcio de nueva creación Ahorro buitres de Asia de la extinción (SAVE) (www.save-vultures.org) gestiona tres centros de cría para la conservación en la India, donde se alojan 271 buitres y cría con éxito de las tres especies se ha ahora ocurrido. También hay centros de cría para la conservación vinculados con el programa SAVE en Nepal y Pakistán con la ayuda de WWF. Adición de las aves silvestres a las colonias en cautividad, que se encuentra en Pakistán y la India, es crucial, pero las barreras políticas y logísticas están obstaculizando los esfuerzos. El objetivo debe ser crear conciencia sobre el problema y aumentar la voluntad política en Bangladesh para conseguir resolver este asunto.
Ahora espero que se ha llegado a un punto de inflexión en la carrera para salvar a estas aves en peligro de extinción. Tenemos que crear grupos de conservación locales para presionar a los gobiernos y crear conciencia en Bangladesh, para asegurarse de que las prohibiciones de diclofenaco son eficaces en el tiempo para evitar la extinción total, de modo que en 10 ó 15 años, podemos volver a introducir las aves cautivas a un mundo más seguro. Hasta diclofenac deja de ser utilizados para el ganado de Bangladesh estas aves necesitan ser criados en cautividad, que se publicará sólo cuando sea seguro para ellos en la naturaleza una vez más. También tenemos que apoyar a nuestros socios de la conservación, que muestra a los agricultores que no son fármacos alternativos a diclofenac que son igual de eficaces en el tratamiento del ganado.
Todavía hay mucho por hacer para evitar formulaciones igualmente peligrosas diclofenaco humanos, así como otros medicamentos veterinarios no probados, que se utilizan en su lugar. El efecto de este fármaco sobre las aves de presa nos recuerdan los efectos devastadores del pesticida DDT en las aves de todo el mundo. Tomó años para que los gobiernos de eliminar el DDT por el uso. Diclofenac es tan devastador que no tenemos muchos años si nuestros buitres amenazadas se van a guardar. Extracción de diclofenac de la práctica veterinaria y la construcción de centros de cría en cautividad más son las únicas maneras de ahorrar estos pájaros, que desempeñan un papel tan importante en el medio ambiente.
Dr Md Lutfor Rahman es un ornitólogo investigación, International Wildlife Consultants Ltd, Carmarthen, Gales, Reino Unido. E-mail: lutfor.rahman @ falcons.co.uk
Chris Bowden es Especie Internacional Oficial de Recuperación y Director del Programa SAVE, Sociedad Real para la Protección de las Aves (RSPB), The Lodge, Sandy, Reino Unido. E-mail: chris.bowden @ rspb.org.uk
Traductor de Google para empresas:Google Translator ToolkitTraductor de sitios webGlobal Market Finder
Desactivar traducción instantáneaAcerca del Traductor de GoogleMóvilPrivacidadAyudaD
Where have all our vultures gone?
Dr Md Lutfor Rahman And Chris Bowden
Three species of vultures endemic to South Asia including Bangladesh, oriental white-backed vulture (Gyps bengalensis), long-billed vulture (G. indicus) and slender-billed vulture (G. tenuirostris), are listed as being threatened with extinction after rapid population declines in this region. Populations of three Gyps vulture species in parts of their ranges in South Asia fell by more than 95 percent in the 1990s, and all are now classified as Critically Endangered. Unless major steps are taken, all three species could soon be facing extinction. The white-rumped vulture -- once the most populous large bird of prey -- is under particular threat, having declined by 99.9 per cent. During the 1980s the oriental white-backed vulture was so abundant in this region that it was probably the most common large bird of prey in the world. More than 97 per cent of vultures have disappeared from this region's skies in the past 15 years -- the fastest decline ever recorded in a bird population anywhere in the world. Only about 10,000 still exist in the wild in the sub-continent, down from tens of millions in the 1980s.
When South Asia's vulture numbers began to plunge in the mid-1990s, researchers were mystified. By the time the cause is identified -- widespread use of diclofenac, a non-steroidal anti-inflammatory drug that had become a popular treatment for ailing livestock to ease pain. Vultures in Bangladesh are on the verge of extinction because this drug is still being used to treat suffering cattle. The endangered birds eat the remains of the drugged animals and suffer kidney failure and visceral gout, which are usually fatal. When numbers of the bird crashed to a few thousand across the entire subcontinent the impact was dramatic. Rotting carcasses stunk up the villages and towns, incubating disease. Populations of feral dogs scavenging on the meat bonanza exploded, and the dogs also spread diseases, including rabies. Vultures' culinary tastes have given them a sinister reputation but they perform a crucial role. When an animal dies, it becomes a breeding ground for all sorts of pathogens. The vultures used to eat off the animals before bacteria and fungus could develop, preventing the spread of rabies, anthrax and many other diseases.
The governments of India, Pakistan and Nepal commenced actions to prevent the contamination of vulture food supplies with the drug in 2006 and recently Bangladesh also formally banned this drug. It is now illegal to import, manufacture, retail or use diclofenac for veterinary purposes but the continued presence of residues of the drug in animal carcasses must have therefore been caused by illegal veterinary use. Pharmacies often dispense both human and veterinary medicines, in which case their holding stocks of human diclofenac is not an offence, a study found run by RSPB (Royal Society for the Protection of Birds).
To provide a safer environment for vultures in South Asia, scientists recommend reducing the size of vials of diclofenac meant for human use, increasing the costs, and taking action against pharmaceutical manufacturers and pharmacies flouting the diclofenac ban. The drug was banned five years ago in India, Pakistan and Nepal in 2006, but pharmacies continue to sell it illegally to treat suffering cattle, a study published in 2011 International Journal, Oryx has revealed. Lead author and principal conservation scientist at the RSPB, Dr Richard Cuthbert, stated: “The ban is still quite easy to avoid because human formulations are still freely for sale in large vials which are convenient for use on large animals like cattle and clearly not suitable for human use. Preventing the misuse of human diclofenac for veterinary use remains the main challenge in halting the decline of endangered vultures.”
While the research shows that there is still widespread availability of diclofenac after the ban, encouragingly it also shows an increase in meloxicam (found in 70 per cent of pharmacies). There is also evidence that untested drugs such as nimesulide are more widely available in the market. The effects these drugs have on vultures are yet unknown. Ketoprofen, an alternative that has been tested and shown to be deadly to vultures has still not been banned. Firm action at government level against pharmaceutical companies and pharmaceutical shops that are violating the law by manufacturing and selling diclofenac for veterinary use is urgently needed if we are to save vultures from extinction.
Even if the government ban is fully implemented, it will take many years for the vulture population to recover. Vultures breed slowly and take five years to reach adulthood. When any large population crashes, as the vultures have, the amount of genetic diversity in the population also is likely to dwindle. This is a concern because a population's genetic diversity reflects its ability to adapt to environmental challenges such as changing climate or outbreak of disease. Without the ability to adapt, populations and whole species may become extinct. The government needs to develop an up to date action plan to conserve the species.
With support from the RSPB, UK the newly-formed consortium Saving Asia's Vultures from Extinction (SAVE) (www.save-vultures.org) manages three conservation breeding centres in India where 271 vultures are housed and successful breeding of all three species has now occurred. There are also conservation breeding centres linked to the SAVE programme in Nepal and Pakistan with the help of WWF. Adding wild birds to the captive colonies, located in Pakistan and India, is crucial, but political and logistical barriers are hampering efforts. The aim should be to raise awareness of the problem and to increase political will in Bangladesh to get this matter resolved.
A turning point has hopefully now been reached in the race to save these birds from extinction. We need to create local conservation groups to lobby governments and raise awareness in Bangladesh, to make sure the diclofenac bans are effective in time to prevent total extinction so that in 10 or 15 years' time, we can re-introduce the captive birds to a safer world. Until diclofenac stops being used for cattle in Bangladesh these birds need to be bred in captivity, to be released only when it is safe for them in the wild once more. We need also to support our conservation partners, showing farmers that there are alternative drugs to diclofenac that are just as effective in treating cattle.
There is still a lot more to do to prevent equally dangerous human diclofenac formulations as well as other untested veterinary drugs, being used in its place. The effect of this drug on birds of prey remind us of the devastating impact of the pesticide DDT on birds worldwide. It took years for governments to remove DDT from use. Diclofenac is so devastating that we do not have many years if our threatened vultures are to be saved. Removing diclofenac from veterinary practice and constructing more captive breeding centres are the only ways to save these birds which play such an important role in the environment.
Dr Md Lutfor Rahman is a research ornithologist, International Wildlife Consultants Ltd, Carmarthen, Wales, UK. E-mail: lutfor.rahman@falcons.co.uk

Chris Bowden is International Species Recovery Officer & SAVE Programme Manager, Royal Society for the Protection of Birds (RSPB), The Lodge, Sandy, UK. E-mail: chris.bowden@rspb.org.uk