Seguidores

grefa

SAVE

SAVE
UN MUNDO DE PROTECCIÓN DE LOS BUITRES

jueves, 6 de junio de 2013

Gyps africanus-Buitre dorsiblanco


Gyps africanus


El buitre dorsiblanco africano (Gyps africanus) es una  especie de ave accipitriforme de la familia Accipitridae ampliamente distribuida por las sabanas del África subsahariana. No se reconocen subespecies.
Este  buitre se distribuye por todo África, en las sabanas de todo el continente al sur del desierto del Sahara.
Mide casi un metro de tamaño y sus alas alcanzan una envergadura superior a los dos metros. Pesan alrededor de 5 kilogramos. La cabeza y el cuello están prácticamente desnudas. Las alas son anchas y la cola corta.
El plumaje es pardo abigarrado, con la región abdominal más clara. Tienen una mancha blanca en el dorso, que sólo es visible cuando extienden las alas. El pico es negruzco. Los juveniles son más oscuros y con menos marcas blancas.
Se alimenta de carroña, en especial de los grandes herbívoros, aunque su pico no es tan fuerte como para romper la piel de alguno de ellos, y han de contentarse con las partes blandas, al menos hasta la llegada de otros buitres más poderosos, como el   buitre orejudo.
Anidan en colonias dispersas por los grandes árboles, preferentemente espinosos. La nidada consta de un único huevo que es incubado por ambos progenitores durante casi dos meses. La mayoría de las poblaciones son residentes.

Características

A diferencia de la mayoría de los otros animales, los buitres y otras rapaces diurnas tienen dos fóveas o puntos de máxima sensibilidad visual en cada ojo.
Las alas largas, anchas y más o menos rectangulares, están adaptadas para sacar el máximo provecho de las corrientes aéreas ascendentes o térmicas, permitiendo que el ave se remonte sin esfuerzo. Tras un evidente esfuerzo inicial, la ascensión se convierte en un fácil planeo en el interior de las grandes bolsas de aire caliente que se forman en las corrientes térmicas cuando las aves ganan cierta altura.
Su plumaje no presenta grandes diferencias entre ambos sexos, pero se vuelve más pálido y uniforme con la edad, especialmente en las hembras. El pico muy robusto y casi tan largo como la cabeza, permite desgarrar la piel dura de los grandes cadáveres

Alimentación

Los buitres son aves carroñeras adaptadas para descubrir a gran distancia los animales muertos del Viejo Mundo, sin embargo, se alimentan únicamente de carroña. Su técnica es muy particular: cuando no consigue romper un huevo en el suelo, lo deja caer desde varias decenas de metros de altura sobre una zona rocosa destinada a este propósito (la huesera), y a continuación desciende en espiral para devorar los trozos y la médula.

Reproducción

Como la mayoría de las rapaces, suelen ser monógamos y no es raro que las parejas permanezcan juntas de por vida. Las especies del género Gyps tienden a anidar en colonias más o menos densas. El buitre dorsiblanco africano constituye un caso intermedio ya que, si bien forma a menudo pequeñas colonias más o menos duraderas, también es frecuente que sus parejas no se asocien entre sí.
El buitre dorsiblanco africano, aunque suele poner un único huevo, puede llegar, excepcionalmente, a poner no sólo dos sino hasta tres huevos. La incubación, en este buitre, suele durar unos 56 días y la puesta tiene lugar a principios de la estación seca. El pollo, que es nidícola y nace cubierto de un denso plumón de color gris pálido, depende por completo de sus progenitores. Éstos, que ya se turnaron durante la incubación, también se relevan para alimentar a su cría, si bien la hembra suele alejarse menos del nido que el macho.
Como sucede con otros buitres del género Gyps, la alimentación de los jóvenes del dorsiblanco africano se efectúa con carne regurgitada, digerida en parte y mezclada con saliva que contiene los enzimas necesarios para que los pollos puedan terminar la digestión. Tras adquirir su primer plumaje a los 120-130 días, los jóvenes continuarán recibiendo algunos alimentos hasta que se independicen por completo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario